Descubriendo la Ribeira Sacra
Descubriendo la Ribeira Sacra
Descubriendo la Ribeira Sacra
Descubriendo la Ribeira Sacra

Las provincias de Lugo y Ourense comparten uno de los espacios naturales y artí­sticos más ricos de Galicia, la Ribeira Sacra, tierra de espiritualidad, buenos vinos y paisajes sorprendentes.

Para hablar de la Ribeira Sacra es necesario evocar el pasado,  cuando en las laderas de las montañas que  conforman los cañones del Sil y el tramo central del rí­o Miño comenzaron a establecerse eremitas que buscaban la soledad y también la comunicación a lo largo de ambos rí­os.  Este pasado, marcado por la espiritualidad, tuvo entre los siglos X y XIII sus momentos de máximo esplendor, cuando las laderas de las montañas de la Ribeira Sacra comenzaron a poblarse de monasterios.

El nombre de la Ribeira Sacra está í­ntimamente relacionado con el Monasterio de Santa Marí­a de Montederramo, Doña Teresa de Portugal y Fray Antonio de Yepes. . En el año 1124 Doña Teresa de Portugal a traves de un documento otorgado en Allarí­z,  donaba al Monasterio de Santa Marí­a de Montederramo unas posesiones en lo que serí­a la “Rovoyra Sacrata”  (Robledal Sagrado)  que,  por un error de transcripción,  siglos después  Fray Antonio de Yepes  transcribirí­a como  “Rivoira Sacrata”  raí­z del topónimo actual.

Monasterio de Santa Cristina

Escondido en lo más profundo del Souto de Merilán el Monasterio de Santa Cristina constituye uno de los grandes encantos monumentales y espirituales de la Ribera Sacra. Se trata, sin lugar a dudas, de uno de los rincones más bucólicos de esta zona de Galicia.

A pesar de que su fundación se remonta a siglos anteriores, de este monasterio tenemos noticias escritas desde el siglo X a través de un documento que testifica la donación de ciertas iglesias al mismo en fecha temprana. De estas referencias se deduce su adscripción reglar a San Fructuoso, aunque avanzada la Edad Media adoptará la regla Benedictina, del mismo modo que la mayoría de los cenobios de la Ribeira Sacra.

Santa Cristina de Ribas de Sil

La iglesia, románica al igual que la portada del monasterio, es de finales del siglo XII. Tiene planta de cruz latina de una sola nave en la que se presentan cinco tramos, con arcaduras ligeramente apuntadas y cabecera tripartita de ábsides semicirculares con el central destacado. En la fachada, sobre una portada con tres arquivoltas, influenciada por la parte sur de la cadedral orensana, se erige un gran rosetón calado que, antes de ponerse el sol, permite que el templo se inunde de luz.

La impresionante torre del campanario, ejemplo original del gótico rural gallego, sobresale, cual si de una atalaya se tratase, entre el ramaje del bosque autóctono, ofreciendo una singular belleza.

Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil

Posiblemente sea el de Santo Estevo el Monasterio más conocido de cuantos salpican la Ribeira Sacra. Su grandiosidad e historia le preceden, por lo que se trata de un lugar de visita obligada.

Santo Estevo de Ribas de Sil está situado al norte del municipio de Nogueira de Ramuín, en la ladera meridional del río Sil. Data del siglo X y ha sido reformado y convertido en un hotel de lujo único y sofisticado, al estilo Parador. Alberga elementos históricos, como arcos de piedra, marcos de ventanas tallados y los 3 claustros originales del monasterio, de estilos barroco, románico y renacentista.

Mosteiro de Santo Estevo

Aunque se haya atribuido su fundación a San Martín Dumiense en el siglo VI, la primera documentación conservada es un privilegio de Ordoño II del año 921; en él autoriza al abad Franquila a reconstruir el monasterio, concediéndole numerosas posesiones.

Monasterio de San Pedro de Rocas

El Monasterio de San Pedro de Rocas es el más antiguo testigo de la vida eremita en Galicia. Excavado en la roca natural, este recinto posee un alto valor antropológico.

La presencia de los primeros ocupantes de este lugar se remonta al año 573 según consta en la lápida fundacional que se conserva en el Museo Arqueológico de Ourense y en la que aparecen los nombres de algunos de los monjes fundadores refiriéndose a ellos como “los herederos” lo que induce a creer que el monasterio habrí­a sido construido con anterioridad

Monasterio de San Pedro de Rocas

El año 711, tras una serie de monarcas mediocres, años de sequí­a y hambruna y coincidiendo con la invasión árabe de la pení­nsula, el monasterio es abandonado cayendo en el olvido.

En el siglo X y según la reza en la leyenda, un caballero llamado Gemondus lo descubre durante una jornada de caza cuando perseguí­a a un jabalí­. Gemondus se queda a vivir en el lugar como eremita, siendo nombrado abad por otros caballeros que se le unen para formar una comunidad monástica bajo la regla benedictina.

En 1923 fue declarado Monumento Histórico-Artí­stico.

Monasterio de Santa Marí­a de Xunqueira de Espadañedo

El monasterio de San Julián fue fundado por monjes cistercienses de Montederramo en 1170 como recoge una inscripción situada en una de sus dos portadas. En el siglo siguiente cambiarí­a su advocación original por la de Santa Marí­a, que era la habitual en los cenobios del Cister.

San Maria

Del monasterio original ha quedado parte de su iglesia, construida alrededor del 1200, un templo de planta basilical con tres naves divididas en cinco tramos, con sus correspondientes ábsides. El central, en el exterior, disponí­a de una pequeña capilla adherida al paramento de la que todaví­a se conservan restos.

Santo Estevo de Ribas de Miño

Santo Estevo de Ribas de Miño está considerada como una de las construcciones más emblemáticas de la Ribeira Sacra y uno de los mejores ejemplos del románico rural de toda Galicia. Se cree que Santo Estevo de Ribas de Miño fue un monasterio altomedieval ligado al de Diomondi.
La Iglesia fue construida a mediados del último tercio del s. XII, vinculada a la obra del Maestro Mateo. Tiene una única nave. La fachada tiene una puerta abocinada enmarcada por arcos de descarga en forma de puertas, un rosetón y un “guardalluvias” de arquillos.

Santo Estevo de Ribas de Miño

En la interior se han esculpido siete figuras, sedentes, con instrumentos. La parte exterior del conjunto, apoyado en cuatro pares de columnas acodilladas con fustes marmóreos y capiteles trabajados, se adorna con piñas. Tiene retablos con tallas barrocas del s. XVII en su interior.
Fue declarada Monumento Nacional de carácter histórico-artístico el 3 de junio de 1931.

San Xoan da Cova

La Iglesia de San Xoan de Cova es otra de las joyas del románico que tapizan la Ribeira Sacra.
Perteneció a un antiguo monasterio de monjas benedictinas, data de finales del siglo XII, a excepción de la parte alta del frontis y la espadaña que son del último cuarto del siglo XVIII.

San Xoan de Cova

Nave rectangular con cubierta a dos aguas, portada con arco abocinado de medio punto y arquivoltas, columnas, capiteles y tímpano con inscripción. Ábside semicircular, con ventana y saeteras.
Fue traslada de su ubicación original a causa de la construcción del embalse de Os Peares.

Santo Estevo de Atán

En la margen izquierda del rio Miño se alza la Iglesia de San Esteban de Atán. Perteneció a un monasterio fundado por el Obispo Odoario en el siglo VIII.
La construcción actual data de la época románica, de los siglos XII e XIII. Cuenta con una sola nave, con cubierta a dos aguas. El ábside, rectangular, está cerrado por un bóveda de cañón. En diversos puntos de sus muros se pueden distinguir inscripciones y marcas, presumiblemente realizadas por los canteros que trabajaron en su construcción.

Santo Estevo de Atán

La puerta oeste, más amplia que la norte, se compone de tres pares de columnas que sostienen arquivoltas ligeramente apuntadas sobre un tímpano liso. Otro elemento de interés es la decoración del alero. También prestaremos atención a las tres ventanas de primitiva estética que encontraremos en el arco de acceso al ábside (una) y en los muros de la rectoral (las otras dos).

Los Balcones de Madrid

Situado en las cercanías de la localidad de Parada de Sil, el lugar conocido como los Balcones de Madrid es un espectacular mirador sobre el Cañón del Sil. Ubicado a 500 m de altitud ofrece una inmejorable panorámica de uno de los tramos más agrestes del Sil. En el fondo del cañón las aguas fluyen encajonadas entre verticales paredes rocosas. Desde sus barandillas alcanzaremos a ver el Santuario de Cadenas, situado en la margen lucense de A Ribeira Sacra.

Balcones de Madrid

El nombre del mirador se debe a que este era el lugar escogido por las mujeres para ver marchar a sus maridos emigrantes. Muchos eran barquilleros e iban a las verbenas de Madrid. Así se explica también por qué en el pueblo hay un monumento al Barquillero.

Contactar por e-mail Asociación de Veciños de Moreiras en Facebook Asociación de Veciños de Moreiras en Twitter Seguir por rss